LA COLUMNA DE PEREYRA MELE

NUEVO GOLPE EN LOS RIÑONES A LA ECONOMÍA DE EE.UU

Mi columna en Radio Sputnik sobre EE.UU y su mala gobernanza que se ve reflejada en el aumento del riesgo de su Deuda Externa y las consecuencia graves por el seguidismo europeo acompañando esos errores políticos y hoy se reflejan en el freno económico en Alemania.

A la economía de EEUU le están dando por todos lados. Golpes fulminantes, como los que provienen de países que están entrando de lleno en la política de desdolarizar sus economías, así como las propias agencias de calificación crediticia, como es el caso de Fitch Ratings, que le ha dado una buena estocada.

Mazazo de Fitch Ratings

La agencia de calificación crediticia Fitch Ratings, ha rebajado la calificación que otorga a EE.UU como emisor a largo plazo en moneda extranjera, de ‘AAA’ a ‘AA+’. Argumenta su decisión en el «deterioro fiscal previsto para los próximos tres años», por la erosión de la gobernanza, y por la creciente carga de la deuda general.
De acuerdo a Fitch, los repetidos enfrentamientos políticos por el techo de deuda y las resoluciones de última hora han erosionado la confianza en la gestión fiscal del país norteamericano.
Y es que la situación que ha provocado este enfrentamiento ha sido tal, que la agencia calificadora lo ha mencionado en la nota en la que anuncia la rebaja de calificación. «Se ha producido un deterioro constante de los estándares de gobernanza en los últimos 20 años, incluso en materia fiscal y de deuda, a pesar del acuerdo bipartidista de junio para suspender el límite de deuda hasta enero de 2025», señala Fitch.
Otra razón que ha motivado a Fitch a rebajar la nota de EEUU, ha sido el creciente déficit de las administraciones públicas: la agencia cree que aumentará hasta el 6,3% del PIB en 2023, desde el 3,7% de 2022.
Esta rebaja de calificación de Fitch ha enervado los nervios de la secretaria del Tesoro de EEUU, Janet Yellen, quien ha declarado en un comunicado: «Estoy en total desacuerdo con la decisión de Fitch Ratings. El cambio de Fitch Ratings es arbitrario y se basa en datos obsoletos».
Totalmente airada, Yellen cacareó: «El modelo de calificación cuantitativa de Fitch disminuyó notablemente entre 2018 y 2020, y sin embargo Fitch anuncia su cambio ahora, a pesar del progreso que vemos en muchos de los indicadores en los que Fitch se basa para su decisión».
«Acá estamos hablando de las capacidades que se le reconoce a cada nación de poder, o no, fortalecer su deuda, tener alguna posibilidad de pago, o no pago, y todo ello se va calificando en distintos niveles», explica el director de Dossier Geopolítico Carlos Pereyra Mele.
El experto añade que «esto es importante, porque allí el porcentaje de interés que te van a pedir los inversores cuando la calificación es altísima, la tasa de interés no es tan alta, pero cuando empieza a reducirse, o sea que la situación es de riesgo donde uno invierte, el inversor aumenta el porcentaje de interés que le va a aplicar al dinero que presta a ese país. Y por ello es que ha determinado este cambio, que, por supuesto ha hecho poner el grito en el cielo a la Administración actual de EEUU, que encabeza Joe Biden», señala Pereyra Mele.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Traducir »